Cruce verbal entre el gobierno provincial y el Colegio de Magistrados de Rosario por la fuga de presos en la autopista

La huida de nueve reclusos de un camión del Servicio Penitenciario, cuando éstos regresaban a la cárcel de Coronda tras visitar a sus familiares, ha generado una polémica entre el poder político y la Justicia.

El gobernador Miguel Lifschitz culpabilizó al sistema judicial al decir que otorga beneficios a las personas detenidas. Esto está fundado, según el titular de la Casa Gris santafesina, en las autorizaciones que se conceden a diferentes reclusos. Desde el Colegio de Magistrados de Rosario no tardaron en responderle al gobernador. En este sentido, el vicepresidente de la entidad, Gustavo Salvador, dijo que esas declaraciones no son acertadas. “En el marco del desarrollo de un proceso penal contra una persona existen derechos que le asisten. Y para cumplirlos se debe poner en marcha un mecanismo en donde pueda suceder que el Poder Judicial decida el traslado, pero lo único que hace el operador de justicia es disponer que se efectúe”, sostuvo.

El pasado miércoles 8 de mayo, 9 presos a bordo de la unidad de traslado del Servicio Penitenciario lograron escapar en el kilómetro 3 de la autopista Rosario – Santa Fe, a la altura de la ciudad de Granadero Baigorria. Según informaciones, 3 fueron recapturados. Se espera el resultado de las pericias sobre las esposas que debían tener los evadidos.

Quienes se fugaron son rosarinos detenidos en la cárcel de Coronda. Habían llegado a Rosario a visitar a sus familiares, autorizados por una orden judicial, y regresaban a su lugar de detención.