Matan a un joven en una persecución policial

La noche del sábado Juan Cruz Vitali y su pareja habían ido a un boliche bailable en la zona de Villa Cassini, en Capitán Bermúdez, en el Volkswagen Fox. Pasadas las 4 decidieron irse y ya a bordo del vehículo, en el cruce de la Av. San Martín y Chacabuco, se encontraron con un control de policías de la Agrupación Cuerpos. Por una razón no establecida Vitali decidió acelerar y eludir el control. Entonces varias camionetas de la Unidad Regional XVII comenzaron una persecución por la avenida hacia el sur que continuó por calles internas de Capitán Bermúdez.

Aparentemente el auto habría sido chocado por un móvil policial y desde una camioneta dispararon al menos cuatro veces contra el auto perseguido. Los ocupantes de un patrullero alcanzaron a Juan Cruz Vitali cuando entraba a la casa de una tía en Montevideo al 400 de esa ciudad. Entonces tres uniformados bajaron de una camioneta policial, se metieron en la vivienda y en un hecho confuso lo mataron de un balazo a la altura de la nuca. El jefe de la Agrupación Cuerpos de la Unidad Regional XVII con asiento en San Lorenzo, identificado como Sergio D. F., quedó detenido sospechado de haber sido el tirador.

La versión oficial

La Policía informó en un primer momento que el disparo que terminó con la vida de Juan Cruz fue accidental. Según voceros, a las 3.30 iniciaron un control de alcoholemia en avenida San Lorenzo y Chacabuco junto a personal de Tránsito municipal. Horas después, tres efectivos que se encontraban en el móvil número 6736 iniciaron una persecución policial a un vehículo cuyo conductor “atropella el control y colisiona con otro vehículo estacionado en el lugar poniendo en riesgo de vida e integridad física del personal policial y municipal”.

Según esa versión, la persecución pasó por varios lugares de la ciudad, trayecto en el que el conductor no acató “ninguna de las voces de alto” y “realizó maniobras evasivas en las que chocó un móvil policial”. Se detuvo cuando llegó a un domicilio de Montevideo al 400 y entró a la vivienda. “En ese interín se produce un forcejeo entre el personal policial y el joven donde en forma accidental se dispara el arma reglamentaria del policía impactando el proyectil en la cabeza de esta persona”, informaron los voceros.

Las repercusiones

La noticia del crimen de Juan Cruz Vitali se propagó en las redes y provocó gran conmoción entre las personas que lo conocían.

“Esto fue un asesinato. Todo mal hicieron. Lo siguieron hasta su casa y le dispararon a sangre fría en la cabeza y por la espalda. Sin orden de allanamiento ingresaron y dispararon sin dar voz de alto, sólo por evadir un control policial al cual fue chocado su auto por una chata policial. Se asustó por su pareja que venía con él. Pero era un pibe sano, laburador como pocos y padre de dos criaturas pequeñas”, escribió una joven en su perfil de Facebook.

“Lamentablemente era un buen pibe! Laburante, papá de dos nenas, buen hijo y nieto y excelente vecino. Muy buena persona. Es lamentable lo que pasó”, escribió otra persona.

Un familiar de Juan Cruz lamentó en su perfil de Facebook los comentarios de personas que no conocían al joven y pusieron en duda su inocencia “justificando el gatillo fácil y sin respeto a la familia que está atravesando una pérdida injusta”. Otra joven escribió que “era una excelente persona” y si bien expresó que no está bien evadir un control, nada justifica “semejante manera de actuar”.

La investigación

La investigación recayó en la fiscal de San Lorenzo en turno Melisa Serena. Un primer parte policial relataba “un enfrentamiento a golpes en el que se disparó accidentalmente el arma reglamentaria”.La fiscal convocó al gabinete criminalístico de la PDI de Rosario para levantar rastros y tomar testimonios. En tanto, el policía Sergio D.F. quedó demorado. Para él se ordenaron pericias médicas, un dermotest y además se secuestraron las armas reglamentaria de todos los policías que participaron del procedimiento.

 

Fuentes: La Capital, El Ciudadano Web