Trabajadores de Electrolux explican por qué son ilegales los despidos

Tras la audiencia realizada en el Ministerio de Trabajo provincial, donde los directivos de Electrolux negaron cualquier tipo de reincorporación, los trabajadores emitieron un comunicado donde argumentaron la ilegalidad de los despidos. Además solicitaron al gobernador Miguel Lifschitz involucrarse en la negociación.

“En el escrito presentado ante el propio ministro de Trabajo, Julio Genesini, los trabajadores despedidos de Electrolux, asesorados por una comisión de abogados laboralistas, demostraron que los despidos de la empresa son ilegítimos e ilegales ya que la empresa no cumplió con lo dispuesto por el Art. 98 de la ley 24.013, que obliga a Electrolux a tramitar el Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC) antes de efectuarlos, debiendo demostrar la real existencia de la crisis y/u ofrecer alternativas conforme marca el Art. 3º del Decreto 265/02 a los despidos, acompañando la documentación”, comienza informando.

Los empelados relatan los hechos y detallan que la empresa anunció en enero “que pretendía despedir 220 trabajadores, lo que la obligaba a presentar un PPC, pero en una maniobra fraudulenta para tratar de evadir las obligación legales, comenzó a despedir en tandas de 15 a 20 trabajadores, hasta llegar más de 60 despidos al 29 de abril de 2019“.

Se hace hincapié en que el ministro de Trabajo de la provincia “no puede pasar por encima de esta norma legal obligatoria ni permitir que una empresa extranjera la incumpla”. Continúan remarcando que los despidos fueron arbitrios y discriminatorios, y que la empresa no cumplió con Ley de contrato de trabajo (Art. 247) “que dispone que se debe comenzar con el personal de menor antigüedad y menor cargas de familias”.

El comunicado también efectúa críticas hacia la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) por haber firmado un acuerdo con la empresa y abrir un PPC a cuatro horas de haber realizado los primeros despidos. “Esto, además, sin presentar un solo papel para justificar su supuesta crisis. Un verdadero fraude contra los trabajadores y contra el Ministerio de Trabajo frente al que fue presentada la documentación”, sostienen.

“El Ministerio no puede avalar estos despidos ilegales y viciados, amparados en un preventivo ilegal y sin sustento y debe atenerse a lo que marca la ley que obliga al Ministerio a hacer cesar los despidos. El ministro Genesini y el gobernador Lifschitz deben rechazar el accionar ilegal de la empresa“, concluye la presente.