Piden justicia por Nicolás, quien murió baleado dentro de su auto

Nicolás Pereyra fue atacado el pasado 3 de julio en el Camino a Cargill, mientras se dirigía a su trabajo en la comuna de Alvear. Fue hallado gravemente herido y murió horas más tarde. Su familia y amigos marcharon desde Villa Gobernador Gálvez (donde ocurrió el crimen) hasta las puertas de la comuna de Alvear. 

“Queremos que digan cuántos impactos de bala tenía, decían que tenía cuatro, pero parece que eran cinco”, dijo la mamá de Nicolás a nuestro medio.

“Nadie vino a hablar con nosotros, él era una persona como todos. Acá dicen que no trabajaba y él si trabajaba, tengo fotos. Es un dolor bárbaro estoy cada día peor”, expresó entre lágrimas. Familiares y amigos piden que la comuna de Alvear reconozca que la víctima trabajaba allí y que puedan contar con un seguro de vida. Además dudan de las informaciones oficiales (que señalan que murió horas más tarde en el hospital) y sospechan que murió luego del ataque.

 

El fatídico hecho

Nicolás tenía 23 años. Fue hallado gravemente herido por varios impactos de bala en el interior de su auto Ford Taunus y horas después falleció en el Hospital de Emergencias, según el parte policial. El vehículo estaba ubicado en el Camino a Cargill, en la salida hacia la ruta provincial 21, en Villa Gobernador Gálvez.

Los médicos que lo atendieron constataron que presentaba múltiples heridas de arma de fuego en glúteo, zona lumbar, brazo izquierdo y en el cráneo. Su estado era de gravedad. Poco después, la policía dio con la esposa de la víctima, quien manifestó que Pereyra salió de su casa, como lo hacía todos los días, a las 6.50 para ir a trabajar en la comuna de Alvear. Según su esposa, él trabajaba ahí desde hace tres años

Desde fiscalía informaron que cuando la investigación ya estaba a cargo del fiscal Florentino Malaponte, a las 21.45 de ese mismo día, desde el hospital notificaron que Pereyra había fallecido como consecuencia de las heridas.