Caso Perassi: la jornada se centró en la acusación a Gabriel Strumia

Un tribunal de segunda instancia conformado por los camaristas Gustavo Salvador, Javier Beltramone y Carolina Hernández presidieron el comienzo de las audiencias de apelación para revisar el fallo de los jueces Grisela Strólogo, Mariel Minetti y Alvaro Campos, que concedieron la libertad a los cuatro civiles y cinco policías detenidos por caso de la desaparición de la sanlorencina Paula Perassi en septiembre del 2011.

Entre los argumentos, la fiscal se refirió al video de la casa de Strumia que se agregó como prueba “en 2016, a cinco años de la desaparición”, cuya calidad cuestionó y afirmó que “no se vio completo”.

La fiscal también apuntó contra el tribunal de primera instancia, el que dijo “sin basarse en ningún elemento de la causa, hizo interpretaciones respecto de qué ocurrió con las llamadas al celular apagado de Strumia” que ofreció como prueba el comisario de las TOE Walter Maragliano. “El Tribunal dijo que no iba a considerar ese punto, pero no explica por qué”, cuestionó.

También sobre las numerosas llamadas entre Paula y Strumia, y sobre todo de la última, hecha a las 20.48 del 18 de septiembre, que fue “captada por la antena cercana a la casa de la víctima”.

Y recordó que “el tribunal atribuyó a la teoría presentada por la Fiscalía a un relato inventado, pero ninguna otra hipótesis se acercó para justificar el por qué de ocho años sin Paula Perassi, que salió de su casa con una excusa, que a los pocos minutos su teléfono se apagó y que nunca más se supo de ella”.

Por la querella, el abogado Adrián Ruiz recordó que “Paula Perassi desapareció en San Lorenzo y no es una un tema menor, porque San Lorenzo tiene toda una trayectoria en este sentido. Hay investigaciones sobre trata de personas, la Unidad Regional XVII de Policía tiene una imagen muy negativa, y esto en un contexto de aumento de la criminalidad y del gatillo fácil”

El abogado denunció que “se plantaron pruebas, hubo testimonios guionados, testigos reservados, un juez amenazado y una familia custodiada. Hubo testigos que negaron lo que habían dicho, y eso fue tenido en cuenta por el tribunal”.

La querella sostuvo su teoría de un plan criminal y una “estructura desaparecedora”. Para Ruiz, “las pruebas directas fueron borradas; pero aun así, con los indicios que tenemos, podemos concluir que Paula, la madre de Lucas y Agustín, está muerta. El objetivo fue interrumpir su embarazo, y la estructura desaparecedora, que está en esta sala, se sustenta en un poder económico”.

A su lado, José Ferrara dijo que Strumia “estuvo en el lugar de los hechos, tuvo participación en el delito, mintió una y otra vez, tuvo un móvil delictivo e incurrió en actividades sospechosas”.

En la jornada del miércoles Fiscalía y querella plantearán los agravios sobre los otros acusados, y se espera que entre hoy y mañana expongan las defensas.

 

Fuente: La Capital

Fotos: Rosario Plus